domingo, 25 de noviembre de 2018

33-Mísia-" Dança De Mágoas "-Fernando Pessoa y la danza de penas....

Vestida de fado.

fADO
"vestido negro"

Años años para recordar un barco vacío
un vestido negro, un fado oscuro
su luz era interior
era vacío.

Este fado guardaba las barcas
los vestidos negros.

El barco como vestido negro
se quedó vacío
se lo llevaron
se olvido de si.

Cuando naufragó
 retornó
tan negro
tan vestido
tan barco
tan negro
tan largo
tan mío.

Mi fado barco vestido negro
 siempre fue mío
¡nunca se fue¡
lo traigo siempre conmigo.


Ficción postal para mi vestido negro con fado dentro.
(a mi hermoso vestido negro para los "fados como nudos")

Mi vestido negro fue olvidado después de cantar -versar conmigo
pero un día lo hallé, tan largo y mio, las garras que lo arrancaron
nunca se lo llevaron, estuvo siempre conmigo, ahora que lo tengo
ante mis ojos y la memoria lo salva, sé que nada desparece,
 solo puede ser lo que siempre fue; el fado que canté,
el poema que escribí, la infamia nunca se lo llevó, esa es la gracia
de la creación, siempre fue conmigo, nada pasó, solo el tiempo,
Y el barco encalló, negro y con mi vestido dentro. 

Menos mal que nos queda Portugal.


 Menos mal que nos queda Portugal:y los barcos negros y los fados y días con sus lágrimas y las noches con sus Lunitas locas, y los barcos vacíos, y las canciones para cantar en las barcas.

 in memoriam a Elio Zuppini  (1968- 2014) y Salomón Soriano ( 1950-2015)

El fadario les canta su último fado

Menos mal que cuando mi soledad era aciaga y agría como un limón, ustedes me acompañaron como un barco negro. 


Mi fadario; poemario Fados como Nudos,  trajo de regreso su memoria, y ahora que sé se han ido a la luz más clara, sé que nos quedaba Portugal, esta Fadomaquia para recordarnos. 




No sé si Moni me leyó creo que si, pero Elio me ilustró con todo su arte impecable y respetuoso, me comprendió y me hizo danzar como la María Lisboa, vi sus dibujos y lloré como loca. Ahora después de esos años en los que me comí mis lagrimas y las calles de mi cdmx y fui feliz a modiño... sé que ustedes fueron parte de mi vida de las pequeñas cosas. Honro su memoria con mis poemas y la inspiración que regalan un fado. Les estaré agradecida por tantas horas de compañía y palabras muchas palabras.
 No sabía que algún día ya no estarían aqui,  llega la impermanencia y los lleva, uno a uno, años después al otro, y asi asi el fado. La armonía de los trozos que equilibré en mi vida, aún les recuerdan,  y aún nos queda Portugal...