domingo, 20 de octubre de 2019

Cómo viajar con pequeñas alas.

Cómo viajar con alas pequeñas, es
un reto que la transparecencia resuelve.Podemos ser el viaje y el vehículo. Sí, de esta manera es posible navegar por los sueños, por los estados anímicos difíciles de asimilar, por los caminos asfaltados y los ruinosos, saltar para llegar sin correr.
Todo es posible cuando se comprende que somos el viaje y el vehículo.

Una pequeña brújula y un traje ad hoc ciempre holgado es la base de todo buen camino.
Las sandalias también deben ser blandas y una máscada en la cabeza para los vientos fuertes, para detener alientos. LAS alitas aunque pequeñas para viajes breves, tienen sus dos direcciones claras y plumaje resistente.
Cuando no se sabe bien a dónde se va, por cansancio, hartazgo o extravío genuino, es necesario detenerse, una pausa breve para no errar la próxima vuelta del  destino. Luego sencillamente seguir, solo seguir.

Los vientos, las lloviznas, las envidias y los espíritus errabundos, pasarán d e largo, porque nosotros seguimos adelante, la luz ambarina de nuestra esencia se deslizará y no nos detendrán ni la densidad, ni los falsos caminos.

Definitivamente somos el vehículo y como tal somos capaces de deslizarnos ante cuanquier circunstancia por ruda que sea, podemos llegar a ese puerto observar,señalar algunas palabras y de inmediato poner al viento en velocidad para deslizarnos.

Nadie es capaz de resistir la bellleza de un deslizamiento asi, todo parece tomar una ingravidez que asombra que maravillas, somos capaces de transitar simplemente, de transparecer en un navío a nuestra medida, conciencia y sensibilidad.

La tristeza sucumbe ante este movimiento generado por el batir de alitas. La lenta agonía de un mal recuerdo se borra al instante, las huellas por más terroríficas, se disuelven en el movimiento de este vaivén. Solamente es imprescindible andar, este navío alado requiere movimientos constantes de corazón hacia si,hacia su bondad, hacia el perdón que navegue tan sutil, tan suave como el viento que le asiste.

Las rémoras de cualquier cosa se escaparán, huirán de pronto ante esta luz penetrante, de lámpara dharmica. Una de la lámparas de inagotable fulgor. Todos somos una forma de este aliento, y conservarlo en la mirada ayuda a seguir el camino del navío, del espacio terrestre.

(en un día en el que sentí que la cruda realidad desparramada, requería de la mirada compasiva de una lámparita de mantequilla, de un farolito multicolor, y permanecer, solo permanecer.)

-con las bellezas de Remedios Varo, podemos ser otros objetos en un viaje inmóvil-

Edna Apo
en la hermana república de Liverpool...

domingo, 8 de septiembre de 2019

Ventanas, más ventanas.

Las ventanas son la mirada de la luz.

Una ventana nos deja asomarnos a donde sea  que necesite voltear el corazón. 

Las ventanas pueden abrirnos espacios para entrar fácilmente en un intersticio, desde donde mirar. 

Espacios claros a través de las ventanas impresionistas, nos dan paisajes donde habitar -momentáneamente-.


Las ventanas recorren el tiempo y acompañan a quien se asoma. 

Las ventanas nunca nos dejan solos. 

Ellas saben cuando abrirse y cerrarse. 

Siempre serán el centro de las miradas.

(escribo este texto cerca de una ventana discreta, de departamento efímero, pequeño tan pequeño, la ciudad tiene solamente sus ventanas para dejarnos mirar/ Liverpool/ col Juárez cdmx)

Satie Trois Gymnopédies

domingo, 28 de julio de 2019

Bitácora del domingo en el departamento.

BI DOS
LAS DOS FORMAS DE ACERCARTE A UN CUADERNO NÓMADA, Y RECONOCER LOS DÍAS.

-mientras llueve en la Ciudad:

Escribo con mi muñequita Sor Juanita en el regazo, ella sabe de estos cambios constantes que me abordan y desbordan

el soleado domingo me regala la calidez de un paseo por la hermosa Roma cdmx
asi mis pesares se deshielan, descongelo mis pies al andar
mi amado sabe hoy como andar a mi lado
abandonamos la palabreria, caminamos entre silencios

la mente que exige mas y mas se va
la mente que se abre, llega

esta habitación tiene otra luz, y es impermanente
mañana nos mudaremos nuevamente- navegamos hacia arriba del 305 al 407-
el cielo queda allí si es tirada de piedra y mirada, es mejor ver desde alli

esta rara parada de 305, el depa encantado por las serpientes,esta llegada al departamento de mi historia
ahora interferido, intervenido de sonidos, ruidos, voces,
vibraciones vomitantes y espacios de sanación momentáneos
todo atravesó esta parada, y ya casi nos da el pase de salida,
para abordar el cuarto piso, saldremos hacia él como por gracia¡
Ahora, mientars llueve y la ventana detrás me da sosiego me siento por fin en la mesa vintage despejada
como yo (de la ira y sus ramas)
despejoo mi espejo, he dicho de todo, y he descargado la mochila del pasado
rotos algunos vasos y desesntonado ciertas relaciones (insustanciales, deformantes)
aunque ya no hay carga de más, dije el último desatino del rencor por "teotihuacan" o por unas fotos en una casona, mejor nunca tomarlas, esa lente estaba envenedada...

sentada por fin, oigo lo que apacigua; el llover, este diálogo que agradece el ser humano,Mi amado duerme, mi felino también,
me siento a su lado y escribo, 
sor juanita está en mi regazo
en nuestro hogar nos cuidamos al  y el dormir, 
ya que unas veces duerme él y otras yo
somos unos nómadas que nos cuidamos los sueños
y a veces los guardianes lo hacen cuando nos toca dormir a la vez

me apacigua el sonido del llover, es un sueño que da todo lo que anhelamos, paz y agua..
luego el día, el espacio, la calidez 
Traje a la ciudad unos cielos despejados, muchos, de sobra
unas montañs también y unos árboles y garzas, mi mente se abre con el recuerdo de sus alas,
todo me traje, nada me falta, puedo vivir sin ello, lo veo desplegarse en mi mente,
soy mi chorten, soy mi bosque y las alas garza

No dejé nada en el Valle,  guardé sus amaneceres, sus crepúsculos, sus vientos,
el brillo de sol, el canto de mis aves, y cuando los necesito juntos alli están,
porque los toqué, sentí, miré, alcencé, guardé, mi maleta nómada siempre recolecta naturalezas de mar, y montaña, o calles citadinas para que las coordenadas aunque
efímeras, permanezcan

Todo está en mi, lo traje, lo lave, lo atrapé, lo redescubrí, aqui. ahora....
Todo vino conmigo
estoy lista para atravesar este nuevo paisaje
(diálogar y volar)

subir al cuarto piso...


jueves, 18 de julio de 2019

Bitácora, mientras llueve (4)

4.
La otra bitácora, la que se hace mientras llueve en la ciudad.

Podríamos llamarla como en "Grafiti" y apuntalar la frase; a mi también me duele.

 desde ese muro iniciar el recuento de los lamentos, o de la pureza de la solidaridad humana, compasiva, irreversible.


Duele porque el silencio duele, en el duelo. Mientras el otro dispara todo lo que trae a bordo, todo lo que se es o no es. Duele en silencio lo que no se puede responder más, ya se respondió tiempo atrás, por lo que el silencio ya no es la omisión, es el graffiti que emerge repentino ene ste muro que trazamos cuando andamos por esta ciudad. 



A mi también me duele, puede gritarse o callarse, o insinuarse, o quedarse como un nudo en la garganta de donde no saldrá más, aunque el silencio lo sane, lo salve. Sigue esta rueda del karma girando hasta que todo cese. 



A mi también, podría ser la fórmula secreta que aguarda la compasión, la fórmula para no desbaratar y volverse atar a otro nudo más peligroso. Silencio que desanude para tirar esa cuerda aunque sea dolorosa, a mi también me tensa la cuerda, a mi también se me revienta y no sé a dónde ir, ni que decir, que lo diga el silencio, que lo remiende el silencio,

 que lo acune el perdón, que lo atienda esta lluvia que no es más que silencio gota a gota.




 "Mirando desde lejos tu dibujo podías ver a la gente que le echaba una ojeada al pasar, nadie se detenía por supuesto pero nadie dejaba de mirar el dibujo, a veces una rápida composición abstracta en dos colores, un perfil de pájaro o dos figuras enlazadas. Una sola vez escribiste una frase, con tiza negra: A mí también me duele " (Cortázar, Graffiti)


lunes, 15 de julio de 2019

Bitácora de la lluvia en la ciudad (3)

3.
Bitácora de la lluvia con recuerdos de la memoria involuntaria.

Dejaré descansar los recuerdos. La memoria de esos días en los que conocí a Rafa. Las señales de su presencia y comunicación están latentes.
Aún faltan detalles que iré hallando en mi memoria de esos días. Por ahora lo que hay estará en el espacio del descanso, del sabor de lo que ha tocado el corazón.

La gratitud me invade porque sé que todas sus señales son la bondad que siempre expresó hacia mi. Ahora que reúna lo que mis pasos me den, relataré esos días, los días en los que te conocí. No sé si las personas que deciden acabar si con sus vidas tienen algo en común. Eso no siquiera lo voy a decir, Rafa se fue porque asi lo decidió y de una vez por todas acabó, punto final, ni un libro más, nada.

La lluvia que ahora abarca toda la ciudad, me trae de vértigo en paragüas. Me doy cuenta de que es el agua que reverdece como yo, y la dejo correr. Llorar de lluvia ante esa memoria que aún no escribiré del todo.

La forma de saber cuando lo escribiré será acumulando señales y pasos por esta ciudad, donde Rafa nos dio su amistad y textos memorable, amigo, ahora en un espacio donde el silencio es todo lo que habitas, la luz te disponga un instante de calidez y afecto. Yo esperaré a que mi mente pacifique sus lágrimas para enviar todo al espacio donde la palabra nos de un cuerpo  nuevamente.
Mientras tanto a caminar por las calles nuevamente, bajo el cielo nublado y sus nubes inmensas.
Dejar estos párrafoes en la bitácora de la lluvia.
pintura de Sheps Nurko Marcovich