viernes, 13 de noviembre de 2015

Cátedra sobre Marcel Proust y la estética impresionista (UNAM)

La famosa taza de donde salió el novelón; más largo hasta ahora....


La UNAM, en este año 2015, creó una serie de seminarios para que los grandes maestros y los magníficos catedráticos de nuestra alma mater se unan, asi fue con este espléndido seminario: la maestra Luz Aurora Pimentel nos da sus luces y conocimientos sobre la novela más larga del rió novelístico, o sea la obra de Proust EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO.

EstA cátedra te puede dar la facilidad para comprender esta novela río. Las miles de referencias de vestuarios, personajes, pinturas impresionistas, lugares actantes literarios como Combray que supe entonces que no existía como tal en Francia, sino que fue el actante que Proust crea para que alli suceda gran parte de la Novela río....

Escuchar las impresiones que ocasionan las páginas de Proust sobre las imágenes impresionistas es revelador: la visión del cuadro dentro del cuadro de una habitación que refleja una vidriera, un mueble frente a una ventabna que no balcón aclara la catedrática Pimentel, que está mal traducido y cambia el sentido plenamente, un balcón a una ventana, esta ventana frente al mar refleja a su vez la vidrirera que a su vez refleja el mar, que da a la ventana....
Bueno asómate a escuchar esta maravilla en tus oídos. Todo Proust en unas horas....es tu propia magdalena en el té de tus días contemporáneos:
Descarga Cultura UNAM: Proust y la estética impresionista



Las palabras que salieron de una taza de té.

/Saber; me has dado el dolor; sendero nómada/
(Jenny Asse,"Es sed de morir el paraíso",poemario)

El jardín de la memoria involuntaria

(Los Creadores, Daniel Boorstin)

"El descubrimiento del yo como recurso artístico permitió permitió al escritor interioriorizar el tiempo, convirtiéndo su vida íntima en un microcosmos de misterio, e un laboratorio personal desde donde reconquistar enormes extensiones. El espacio habìa podido ser manejado; se le había dominado en edificios, enc uadros, en palabras. Pero el tiempo, esa dimensión esquiva desafiava  alos escritores modernos a ejercitar su ingenio. Y en su empeño, èstos iban a sacar a la luz recursos insospechados del yo..."

Y nada menos que Marcel Proust (1871-1922, Auteuil,París) eligió para su obra "esa sustancia invisible llamada tiempo"...Sus antepasados judíos le daban esos memoriosos paisajes de la mente.

Y aqui tenemos Por el camino de Swan:
o la memoria involuntaria de Proust que a todos nos despertó la conciencia del pan de la palabra interior, del paisaje de la mente:
"...un día de invierno, al volver a casa, mi madre, viendo que yo tenía frío me propuso que tomara, en contra de mi costumbre, una taza de té. Primero dije que no, pero luego sin saber por qué, volvì a mi acuerdo. Mandó mi madre por uno de esos bollos, cortos y abultados que tienen por molde una valva de concha de peregrino. Y abrumado, por el triste dìa que había pasado y por la perspectiva de otro melancólico por venir, me llevé a los labios una cucharada de té en el que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las migas del bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en elgo extraordinario que ocurría en mi interior. Un placer delicioso me invadió sin noción de lo que lo causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes, sus desastres en inofensivos y su brevedad en ilusoria, todo del mismo modo que opera el amor, llenándose de una esencia preciosa; pero mejor dicho, esa esencia no es que estuviera en mí, es que era yo mismo. Dejé de sentirme mediocre contigente y mortal. ¿De dónde podría venirme esa alegría tan fuerte? ¿De dónde venía y qué significaba?...Y como ese entretenimiendo de los japoneses que meten en un jarrón de porcelana trocitos de papel, al parecer informes,que en cuanto se mojan empienzan a estirarse, a tomar forma a colorearse y a distinguirse convirtiéndose en flores, en casas, en personajes consistentes y cognoscibles,así ahora todas las floresde nuestro jardín y las del parque del señor swan y las ninfeas de los Vivonne y las buenas personas del pueblo y sus viviendas chiquitas y la iglesia y Combray entero y sus alrededores, todo eso, pueblo y jardines, que va tomando forma y consistencia, sale de mi taza de té."