jueves, 27 de noviembre de 2014

la Maga con flequito...


Gracias a Carlos Chávez, lector participante del CíRCULO de lectores Cortazarianos que imparto en  ValledeBravo-versus- Acatitlán.versus .UMA- universidad,  Carlitos cuya esposa se llama Heidi, o sea que son cronopios cronopios.... pues encontró este dato gallego para mi entrañable por mis orígenes paternos y  para animarnos a la lectura de R a y u e l a...  en la que tendremos un próximo clavado audaz por parte de los lectores de este círculo de ambiente apstoril, ellos saben por qué...

jueves, 27 de noviembre de 2014

Cortázar y Galicia

*Conferencia de Francisco Xosé Fernández Naval en el Ateneo de Santiago (24-11-2014)
El escritor estudió los vínculos de Julio Cortázar con los gallegos de la diáspora

   “Sentí que mi generación estaba escrita en Rayuela”. Naval se refería a la liberación sexual que sufre  España en los setenta. Vino al Ateneo a hablar de Cortázar, cien años después.
   El orensano se enamoró de un relato donde un tipo compra un metro cuadrado para instalar su hamaca, hacer chocos y leer el periódico. Las petrolíferas quieren comprarle la parcelita pues se dan cuenta que es una zona perfecta para prospecciones. Pero se niega porque prefiere su relax.   
   Aurora Bernárdez fue una traductora excepcional. Se atrevió con Calvino, Nabokob o La Naúsea de Sartre.  Chisco la visitó los últimos años en París cuando buceaba en busca de material de aquel argentino con aroma a actor de Hollywood . Ella afirmó hace no mucho por teléfono “Eres el gallego con el que mejor me entendí y al que más amé”. Acaba de fallecer a los 94 años.     
   En el 2006 Aurora colocó a Galicia en el Atlas Cortázar cuando entrega sus vídeos y fotos al CGAI de A Coruña que los restauró.  Recordemos que no hay una Fundación Cortázar y su legado está esparcido también por la Fundación Juan March de Madrid y la correspondencia en Princeton.

   Paco Porrúa es un editor de Corcubión que publica casi toda la obra del Boom Latinoamericano. Se carteó mucho con Julio. “Reacciona con mesura pero es capaz de vivir una gran pasión”.
   Muchas veces enseñaba sus artículos inéditos a Luis Seoane para que le aconsejara. Y el dibujante le hizo numerosos retratos; alguno con barba, que tardíamente consiguió Cortázar gracias a un tratamiento médico. El galleguista fundó Correo Litetario, junto con Lorenzo Varela y Arturo Cuadrado, donde se publica el primer relato de Cortázar, “Bruja”. Y en la Revista Calgalbata le publican críticas literarias y en 1948 “Lejana”, donde los personajes ya se desdoblan.


   Cortázar reconoce la valía de Rojo farol amante de Rafael Dieste. A finales de los cuarenta el rianxeiro acepta el cargo de lector de Lengua y Literatura Españolas en la Universidad de Cambridge y le cede su piso al argentino. Era un pequeño apartamento en la planta doce. Entonces tenía bellas vistas al Río de la Plata, tapiadas hoy por los edificios de cristal de Puerto Madero.  Allí escribe Imagen de John Keats y El examen. Ésta es la primera obra que escribe  pero será publicada póstumamente. De aquí brota el hermoso dicho “los gallegos respiran por el idioma.”  

   La Maga de Rayuela existió. Fue Edith Aron. Mantuvo en París una historia apasionada con él. En las navidades del 52 compitió con Aurora por pasar las vacaciones juntos. Perdió la batalla.



   Julio viene por primera vez a nuestra comunidad en 1956 aprovechando que tiene un Congreso en Lisboa. “Ese tono tan distinto de Galicia. La gente llena de verdad y tristeza”.  En Compostela degusta “un pulpo glorioso”. Regresa a León en tren y en su ventanilla aparece el Miño y “los viñedos infinitos”.Y afirma que de volver a esta Tierra se dedicará a los paseos y la pesca.

   En su segunda estadía, un año después, se establece en la Playa América de Nigrán. Se da baños “como Poseidón”. Se divierte observando hórreos, pinares y cruceiros. En su hotel hay muchos alemanes que leen Lo que el viento se llevó. En un escrito del 65 confiesa su morriña.



  Cuando muere Carol Dunlop, su segunda mujer, la tristeza le invade. En sus últimos dos años buscará cobijo en sus amigos. Fueron muchos los asados que compartió con Leopoldo Nóvoa.